Hay ocasiones en que no tenemos muy claro qué es lo realmente importante y qué es lo basico o hasta superfluo para nuestro día a día. Máxime en sociedades en donde regularmente nos venden una serie de satisfactores que no son para nada importantes y lo logran bajo el engaño del mercadeo que convierte unas necesidades que no son básicas en propósitos de vida. Lo que no podemos perder de vista es que esa vision equivocada hace que nos preocupemos demasiado por todo aquello que simplemente complementa nuestros dias, cuando debemos ocuparnos de todo lo que retroalimenta nuestros seres y que no es solo comida material, la cual es básica, es cierto pero que no desdibuja esas amplia serie de interacciones que deben nutrir nuestros pensamientos y especialmente todas nuestras coexistencias.

Una perla anonima nos reitera que, “es agradable ser importante pero es mas importante ser agradable”.

Cuentan que en una cotidianidad, el padre planeó la fiesta de cumpleaños de su hijo, ya que se trataba de la llegada de este a su mayoria de edad. Sin embargo, lo que más le interesaba a este además de la felicidad de su cría, era lograr que él comprendiera ante sus familiares y amigos que habia llegado el momento de asumir con entereza el concepto de madurar, lo que para el padre significaba: cuidar de lo que decimos, respetar lo que escuchamos y meditar al respecto de lo que debemos aprender a callar.

Y es que en ocasiones estamos tan preocupados por darle a nuestros hijos lo mejor de lo mejor, bajo el criterio que ellos disfruten de aquello que nosotros no tuvimos, que no nos ocupamos de lo más importante: que es el darles a esas nuestras crias, todos esos valores que nosotros en la excaces material recibimos pero que nos llevaron no solo a valorar más la vida sino a actuar coherentemente como hoy lo hacemos.

El Texto de Textos nos revela en I de Juan 4:8, “El Creador es amor”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                             COTIDIANIDADES… ¡nos trasformaremos!