Hay quienes aseguran que la mayoria de las cosas que aprendemos en nuestra etapa escolar no sirven de nada, mientras que otras personas, que prefieren no llegar a ese tipo de generalizaciones, nos invitan a que como seres humanos entendamos la importancia de colocar todos esos aprendizajes en práctica, en nuestro día a día. Lo que quiere decir que el trasfondo del asunto, no esta en los miles de conceptos que debemos asimilar a diario, sino más bien en la utilidad que cada quien le da a estos para su propia vida. La idea entonces es comprender que cada ser humano tiene el deber de alcanzar nuevos y mejores conocimientos y de darle a su vez a estos, el mejor uso que considere.

Una perla de Mafalda asegura que, “no es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta”.

Cuentan que en una cotidianidad el maestro quiso que sus educandos entendieran que la metodologia educativa que les proponia, no solo pretendendia que ellos aprendieran de memoria algo, sino que era indispensable que colocaran esos saberes en el plano de las acciones, por lo que les reiteraba: – es importante que aprendamos el valor de actuar, lo que no quiere decir hacer por hacer, sino un actuar de forma planificada y proyectada de tal manera que cada vez seamos más conscientes de dichas acciones, lo que quiere decir asumir incluso los imprevistos como partes del proceso de crecimiento.

Mucho se debate al respecto de aquellas metodologias educativas que nos invitan a repetir como loros un conocimiento, hasta que se presume este ya se a integrado a nuestros pensamientos, sin embargo tambien se habla de la utilidad que deben tener esos conocimientos y la necesidad de llevar a la practica esos aprendizajes, lo que es entonces una tarea individual que debemos emprender.

El Texto de Textos nos revela en Mateo 19:14, “pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos”.  

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                             COTIDIANIDADES… ¡nos trasformaremos!