Y no estamos hablando solamente de la higiene que se debe tener con este complejo músculo de nuestro ser el cual curiosamente nos invita más que a ejercitarlo a tener mucho cuidado con sus movimientos los cuales articulados con todo nuestro sistema fonatorio, generan no solo una comunicación sino en algunos casos verdaderos conflictos que han provocado historicamente a nuestra humanidad incluso a llegar a guerras. De alli la importancia de tener mucho cuidado con este órgano que cumple con diversas funciones que van desde el degustar de nuestros alimentos y prepararlos para ser digeridos, hasta generar los sonidos concretos que llevan un determinado mensaje a quienes debemos considerar como nuestros próximos.

Una perla anonima afirma que “la intuición es la lucidez, que la mente ignora y el corazon conoce”.

Cuentan que en una cotidianidad la maestra le pidió a sus alumnos que se tocaran la lengua y describieran algunos aspectos de ella, sin embargo le sorprendrió mucho que una de dichas adolescentes le dijera: – la lengua no envejece, se mantiene humeda y quiza por ello es resbalosa, lo que nos debe llamar la atención aún más, ya que tampoco se puede trasplantar, lo que a criterios de mis padres quiere decir que ella misma nos insinua que debemos responder por todo lo que con ella hacemos y decimos, invitandonos por lo tanto a tener mucho cuidado con esta herramienta de vida, que a algunos los mantiene en verdaderos lios.

Quienes consideran a un perro como el mejor amigo de los seres humanos, nos dicen que este animal nos enseña al menear más su cola que su lengua a que tengamos mucho cuidado con todo lo que decimos ya que podriamos generarles a las personas igual o más daño que el que se acarrea cuando golpeamos a alguien.

El Texto de Textos nos revela en Isaías 55:6, “buscad al Creador mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                  COTIDIANIDADES…                                                                                 ¡nos trasformaremos!