Sobre el concepto de tolerancia existen diversas visiones sin embargo la que más se acepta, nos invita a comprender que ante las equivocaciones que podamos observar en los demás sin importar el grado de afectación que estas nos causen, debemos aprender a asimilarlas y ayudarles de alguna manera a esas personas a que corrijan sus errores y posteriormente los enmienden, de lo contrario, no solo estaremos generando nuevos y mayores conflictos sino que a la vez, no lograremos mancomunadamente crecer, ya que probablemente nosotros cometamos otros errores incluso de mayor magnitud. Bajo esa mirada la tolerancia no es aceptar por aceptar que los demás se equivoquen, sino que todos nos apoyemos para corregir esos errores comunes.

Una perla de Diderot nos aporta: “la indiferencia hace sabios y la insensibilidad monstruos”.

Cuentan que en una cotidianidad el comerciante fue reconvenido por uno de sus vecinos debido a que este suponía le estaba quitando la clientela con engañosos mensajes publicitarios, a lo que el comerciante vecino luego de explicarle que estaba equivocado, le dijo: – aprovecho para decirle que sabiendo que soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.

Bella reflexión que además algunos textos le abrogan a Gandhi y que nos motiva para que nos demos cuenta que no podemos pedir de lo que no damos, además que debemos comprender que como seres humanos nos equivocamos constantemente por lo cual estamos llamados no solo a corregir esos errores sino que además debemos enmendar estos, logrando con ello entender y aceptar también los errores que cometan los demás y nos puedan afectar.

El Texto de Textos nos revela en Lucas 10:36, “¿quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                        COTIDIANIDADES…                                                                                   ¡nos trasformaremos!