Se dice que en ocasiones no se valora lo que se tiene sino cuando se pierde, quiza por ello para comprender lo que significa el concepto de libertad, lo mejor es hablar con alguien que ha quedado preso o se ha convertido en esclavo de alguna adicción. Y es que seguramente a partir de dichas experiencias de terceros nos podremos dar cuenta que aun coexistiendo en sociedades en donde se supone contamos con una libertad total, ella esta condicionada por la ley, comprendiendo para ello que nuestras acciones libres llegan hasta donde no atropellen o agredan las acciones libres de los demás. Sí esta demostrado que todos esos condicionamientos no destiñen un valor que como la libertad nos permite pensar, hablar y actuar como nos parezca.

Una perla de Aristóteles nos cuenta que, “el verdadero discípulo es el que supera al maestro”.

Cuentan que cuando el celoso mafioso observó que a su nueva novia solo le interesaba su dinero, le regaló a ella unos grilletes de oro como una forma de recordarle que él con ese dinero le había comprado, así que cuando esta le reclamó por ello, hasta la misma madre del mafioso que escuchaba, le dijo: – estamos condenadas de por vida, por eso bien lo dice una canción que, la jaula es jaula, aún siendo de oro.

Valida apreciación para denotarnos que en ocasiones entregamos nuestra libertad y la misma vida a cambio de unas cuantas monedas que solo tienen un precio temporal, mientras que esos valores requieren de nuestro aprecio eterno.

El Texto de Textos nos revela en Apocalipsis 5:6, “y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus del Creador enviados por toda la tierra”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                           COTIDIANIDADES…                                                                                    ¡nos trasformaremos!