No es gratuito que el diseño original de nuestra humanidad haya dado a las mujeres no solo la capacidad de engendrar en su vientre una criatura y darle vida a traves de su ser, sino además la de amamantarles y guiarles durante sus primeros meses, lo que denota el rol fundamental que cumplen las mujeres en nuestros procesos de vida. Papel que deberia no solo aplaudirse, valorarse sino al que se le debe dar todo nuestro apoyo, ya que de ese armónico y sano proceso depende realmente que esas nuevas criaturas tengan una crianza coherente y consecuente con los propositos humanos, haciendo de esa labor un verdadero proyecto de vida. De lo contrario seguiremos reproduciendo esquemas en donde más que la desigualdad, será el desamor lo que esta arrasando con nuestra humanidad y sus fines.

Una perla anonima nos dice que, “es impresionante lo que se puede lograr cuando lo importante no es quien se lleva los créditos”.

Cuentan que cuando le preguntaron a la feminista el por qué hacia tanto enfasis en la igualdad entre hombres y mujeres esta hizo una explicación bastante interesante al respecto, sin embargo, un hombre un poco indiscreto que le escuchaba, espero que ella terminara y le dio el siguiente colofón: – la mujer actual tiene una obsesión por ser igual que el hombre, y no se por qué, si el hombre es un pobre diablo desorientado.

Y aunque es una compleja postura, es sana para denotar que aunque es necesaria esa visión de igualdad en los diversos escenarios en donde desafortunadamente las mujeres han sido maltratadas, no por ello se debe perder de vista la importancia fundamental que tiene la mujer en la crianza de las nuevas generaciones y dentro de un hogar.

El Texto de Textos nos revela en Santiago 3:5, “así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, !!cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!”

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                             COTIDIANIDADES…                                                                                    ¡nos trasformaremos!