La planeación es una de las grandes metas de cientos de personas y empresas, lo cual ha convertido a esta área del saber, en un camcpo de investigación y desarrollo, sin embargo y por más expertos que nos convirtamos en esta ciencia, es claro que una cosa es el planear día a día lo que vamos a alcanzar y otra muy diferente su ejecución. Incluso la misma planeación debe tener en cuenta imprevistos, adversidades y metas cotidianas que deben replantearse para que la gran búsqueda pueda alcanzarse y así ello no se logré, no podemos descalificar el proceso planeado pues algunas de las pequeñas metas cotidianas si se pudieron haber alcanzado y ello le da fundamento al mismo proceso.

Una perla de Paul Valery nos expresa: “los libros tienen los mismos enemigos que el hombre: el fuego, los animales, el tiempo y su propio contenido”.

Cuentan que cuando su hija llegó totalmente desconsolada la madre la escuchó por un buen rato y le recalcó cémo ella no hacia más que decir que no podría superar esta nueva prueba de su vida, así que una vez la dejó desahogar, le tomó de la mano y cariñosamente le propuso: – donde algunos ven una gran roca de obstáculos, otros ven un espacio para escalar, saltar o para descansar, por lo que aspiro que más adelante cambies ese perspectiva.

A diario la vida nos demuestra que por más planes que tengamos a veces estos no dejan de ser expectativas que no logramos realizar y que incluso solo hacen parte de esa dimensión de los anhelos que no coincide con el mundo real, lo que no quiere decir que no soñemos, sino simplemente que deberíamos asumir las circunstancias que se nos presentan como oportunidades para sortear y crecer en busca de lograr esos objetivos que tenemos.

El Texto de Textos nos revela en I de Pedro 3:9, “finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                               COTIDIANIDADES…                                                                                   ¡nos trasformaremos!