Se dice que a la mayoría de personas les gusta más dar consejos que recibirlos, incluso hay quienes aun colocando sus oídos prestos para las recomendaciones que se les hagan, no atienden estos debido a que suponen que esas personas no contarán con la misma suerte, astucia y oportunidades, por lo que no solo descalifican estos, sino a quien los esta expresando. Lo ideal sin embargo es escuchar con atención todo lo que nos dicen los demás, entendiendo que aunque son vidas distintas, momentos diferentes y hasta circunstancias lejanas, existe la posibilidad de retomar algunas de esas enseñanzas y tratar de adaptarlas y aplicarlas al contexto en el cual estamos vivenciando esas situaciones.

Una perla anónima nos dice: “leer tal vez no nos haga mas inteligentes pero nos hará menos ignorantes”.

Cuentan que cuando la abuela escuchó como su hijo intentaba obligar a su nieta a que siguiera algunos de sus pasos profesionales, debido a que de esa manera podría tomar según él toda la clientela que como médico tenia y por ende alcanzar esos logros que él en el fondo no pudo mientras alcanzaba el prestigio que hoy ostentaba, esta espero que él terminara lo llevo a un lado y le dijo: – no olvides que el zapato que va bien a una persona es estrecho regularmente para otra, por lo que no hay recetas de la vida que le vayan bien a todos”.

Tenemos la tendencia como padres o cuidadores de suponer, lo que seria mejor para esos seres que están bajo nuestro cuidado y que quisiéramos no cometieran algunos de los errores que nosotros padecimos y a la vez alcanzaran aquellos logros que nosotros por alguna razón no pudimos obtener, lo cual sin embargo es equivocado ya que cada quien debe vivir su vida.

El Texto de Textos nos revela en Isaías 46:5, “¿a quién me asemejáis, y me igualáis, y me comparáis, para que seamos semejantes?”

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                           COTIDIANIDADES…                                                                                   ¡nos trasformaremos!