Se cree que el egoísmo es una de las principales causas de que nuestro mundo tenga tantas historias tristes y noticias desafortunadas, sin embargo también esta demostrado que hay millones de personas con un corazón dispuesto a aportarle a los demás y que incluso no esperan ni ser retribuidos y menos que sus gestos serviciales sean promovidos, lo que en esencia nos permite comprender que los seres humanos somos bondadosos y que es menor el porcentaje de aquellos enfermos sociales que por algunas de las muchas sicopatias se dejan conducir por sus egoísmos y la competitividad que quieren desvirtuar estos sanos y humanos propósitos. Hagamos parte entonces de ese grupo de personas que se levantan a diario no solo con el deseo de degustar de sus vidas a través de las sanas relaciones con sus próximos, sino que están dispuestos a dar lo mejor de sí para que coexistamos en un bienestar, que es general.

Una perla anónima nos reitera a “no mirar los obstáculos, sino a enfocarnos en nuestros objetivos”.

Cuentan que en nuestras cotidianidades los nuevos futurólogos ahora sofocados por las renovadas  tecnologías invitan a quienes quieren hacer parte de sus búsquedas a que encuentren allí algunos extraños apoyos para sus anhelos virtuales y tridimensionales asi que incitan a ingresar a la pagina web Kickstartes, la cual se caracteriza por apoyar aquellos proyectos innovadores que quieran salir adelante gracias a recursos de quienes allí donan dineros tras esos fines altruistas.

Y es que aunque hay personas que se quejan al respecto de no tener apoyo de otros, lo cierto es que afortunadamente en este mundo, aun contamos con miles de seres humanos que están dispuestos a dar incluso de lo que no tienen para apoyar a otros, haciendo del servicio desinteresado uno de sus propósitos de vida. Bajo esa mirada no solo pidamos recursos para sacar adelante nuestros sueños sino que ayudemos de alguna forma a que otros también se sientan motivados por nuestra fraternidad.

El Texto de Textos nos revela en I de Reyes 17:14, “porque el Creador Señor de Israel ha dicho así: la harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                           COTIDIANIDADES…                                                                                   ¡nos trasformaremos!