Esta demostrado que el pensamiento occidental postmoderno con su tendencia consumista se esta imponiendo en los mercados del mundo, lo que no quiere decir que la cultura oriental así como la de tantos otros territorios ya no nos influencie o afecte nuestras costumbres, para bien o para mal. Se trata en todo caso de entender que en estos momentos en los cuales la globalización predomina con sus perspectivas al respecto de la vida estamos tomando de esos extraños hábitos, pensamientos y palabras mercantiles, no tanto lo mejor, ni siquiera lo mas útil para guiar nuestras coexistencias, sino aquello que más nos infecta, manteniendo como derrotero ya no el bienestar general y las sanas interacciones en las cuales se deben inscribir nuestras relaciones cotidianas sino nuestra propia depredación. Démonos entonces la oportunidad de aprender de todo lo bueno, bello y sano que nos puedan enseñar esas otras culturas por ancestrales o novedosas que nos parezcan.

Una perla anónima nos recuerda que, “no existe el fracaso, a eso llamémoslo mejor experiencia y mejoramiento en nuestra formación”.

Cuentan que cuando la estudiante que realizó su pasantía en Japón regresó a su casa en Latinoamérica, sorprendió a sus padres por una serie de pacientes actitudes con las que retornó, así como una serie de hábitos más que saludables que contrastaban con sus anteriores visiones de vida, por lo que cuando estos le valoraron dichas posturas ella les dijo: – entre lo mucho que aprendí allá hay una palabra que quisiera aplicáramos en este hogar y es Natsukashi que quiere decir para un japonés que hay una nostalgia feliz, una especie de instante en el que la memoria de repente nos trasporta a un bello recuerdo que nos llena de dulzura y eso fue lo que ustedes me generaban cuando no los tenia a mi lado en esas lejanas tierras.

Hay muchos términos, pensamientos y hábitos que podemos aprender de otras culturas y que deberíamos poner en práctica en nuestro día a día para lograr una vida con mayor armonía e inter relaciones más que sanas. Lo importante entonces es intentar cada vez ser mejores seres humanos.

El Texto de Textos nos revela en Santiago 5:11, “He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                    COTIDIANIDADES…                                                                                        ¡nos trasformaremos!