Si pensamos mal al respecto de una persona o cosa, de alguna manera estamos reflejando en esa imagen una parte de los pensamientos que se encuentran dentro de nuestro ser y con las cuales retroalimentamos esas extrañas ilusiones. Lo cual nos invita de alguna forma a empezar a pensar de esas mismas personas o situaciones desde una lógica diferente, si es el caso con más misericordia y amor, lo que no solo generará un cambio de percepción en nosotros sino que probablemente también una trasformación en nuestras relaciones con ese ser y seguramente una nueva forma de interactuar que hará que tengamos mejor armonía con dichas personas, circulo vicioso que en el fondo nos debe motivar a pensar desde una perspectiva más fraternal y servicial al respecto de todo lo que nos acontece logrando con ello retroalimentar nuestras mentes con imaginarios mucho más proactivos y propositivos.

Una perla anónima nos recuerda que “uno mismo es culpable de sus desilusiones por crear expectativas tan altas, con personas tan básicas”.

Cuentan que cuando el quejoso hombre hacia su diaria descarga verbal de injurias incluso contra si mismo, al respecto de la vida, su compañero de trabajo más que molesto al ver como esta persona contaminaba su propia atmosfera con tales tipos de pensamientos y palabras, le invitó a un café y allí le explico: – la vida nos va a cruzar con las personas necesarias para que aprendamos a valorarnos, algunas van a iluminarnos, otras van a rompernos, pero todas si así lo queremos entender, servirán para que volvamos a amarnos y por ende eso seres y las circunstancias que nos acontecen son necesarias sí algo vienen a mostrarnos, sí algo vienen a enseñarnos y si se los permitimos.

Cada circunstancia que nos acontece y cada persona que se cruza en nuestro camino de alguna forma es un reflejo de lo que estamos pensando y creando con nuestras ideas al respecto de la vida, por lo que los resultados de esas interacciones también tienen que ver con esas proyecciones que estamos haciendo y que debemos encaminar en pro de la armonía y todo lo que ella significa.

El Texto de Textos nos revela en Hechos 4:12, “y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                    COTIDIANIDADES…                                                                                         ¡nos trasformaremos!