En medio de unas costumbres que nos hacen percibir a algunas personas como nuestra competencia e incluso como opositores, vale la pena que reflexionemos al respecto, que podemos tener otra mirada en donde incluso esos otros puedan complementarnos así tengan algunas ideas contrarias, lo que quiere decir, que no es que necesitemos estar siempre de acuerdo, pero sí aportar todos en pro del bienestar general, en donde se incluye un verdadero propósito existencial, que tiene que ver con sabernos útiles y partes integrales, con lo cual estamos incluso llamados a guiar a aquellos próximos que consideremos no están orientados hacia ese orden, que no tiene nada que ver con la búsqueda de un líder sino con lo que la misma naturaleza nos enseña a diario y es que somos un todo.

Una perla de Aristóteles nos comenta que, “las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos”.

Cuentan que en una cotidianidad la abuela se venia dedicando hace ya varios días a observar en su jardín a los girasoles y le pidió a su nieto que le acompañara, ya que de dicha observación podría aprender mucho. Sin embargo el niño se sentó con ella por varias horas algunos de esos días pero no lograba aprender nada, por lo que cansado del ejercicio no retorno, así que la abuela finalmente le dijo: – se dice que los girasoles buscan la luz del sol, pero cuando los días están nublados ellos se miran unos a otros buscando la energía de cada uno.

Nos cuesta un poco comprender todo lo que la naturaleza a diario nos enseña lo cual tiene que ver con que somos seres de inter relaciones, nos debemos los unos a los otros, siendo partes importantes de ese gran todo, lo que quiere decir que debemos sernos útiles los unos para los otros, logrando incluso que en los momentos más complejos de nuestras existencias contemos con próximos que nos den lo mejor de ellos en pro de nuestra recuperación y crecimiento como grupo.

El Texto de Textos nos revela en Job 42:10, “y quitó el Creador la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job”.

Aquí y ahora tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                                   COTIDIANIDADES…                                                                                            ¡nos trasformaremos!