Mucho se habla del aprendizaje de los seres humanos y aunque existen diversas posibilidades y quizá todas ellas nos ofrecen algo de importancia, no por ello podemos negar que existen también unos modelos educativos en donde se enfatiza más el promover la memoria como fuente de conocimiento, reiteración en que aun seguimos enfocándonos. Lo que tampoco quiere decir que descalifiquemos ese punto de importancia de nuestro cerebro, pero esta demostrado por otras teorías, que no estamos dándole a nuestras capacidades creativas todas las potencialidades que ello nos ofrece. Se trata en todo caso de aprender, entendiendo ello como un crecimiento que no pasa solo por lo individual sino que debe estar orientado a un contexto general en donde debe primar el bienestar como fruto de nuestros aprendizajes.

Una perla anónima afirma que “nuestra actitud agradable, atrae o no a los demás, ya que somos como imanes”.

Cuentan que cuando le preguntaron a la docente el por qué había renunciado a su cargo público de maestra y a los beneficios legales y jurídicos que ello le daba, por dedicarse a educar a niños de bajos recursos en donde no devengaba un buen salario, ella dijo: – me canse de ese modelo que intenta que los niños y niñas deban repetir y repetir, allí considero que no se aprende, por el contrario creo que a diario se lava el cerebro de esas nuevas generaciones, por eso al final del año escolar ellos solo se ocupan de aprobar el curso, debido a que ese conocimiento sin contexto no les sirve casi para nada, así las cosas quiero que estos chiquillos que regularmente no van a esos colegios puedan recibir una nueva forma de pensar que les ayude realmente para sus vidas.

Y aunque no estamos invitando a estar en contra de las instituciones educativas o de los modelos que allí se aplican, si aspiramos se haga una revisión en donde más que pasar el año se busque que los educandos aprendan y logren colocar estos saberes a disposición de sus diarias realidades, sí para sus crecimientos y mejoramientos tanto individuales como grupales.

El Texto de Textos nos revela en Lucas 6:39, “¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                      COTIDIANIDADES…                                                                                        ¡nos trasformaremos!