Regularmente hay personas que se creen más listas que los demás e incluso se aprovechan de dichas habilidades para engañar a esos otros lo que no esta para nada bien, por otro lado están los que se creen menos de lo que son y por ende se dejan engañar fácilmente basándose para ello en sus aparentes incapacidades, lo cual tampoco es nada sano, ya que todos los seres humanos contamos con una serie de dones que debemos colocar al servicio de la misma humanidad, comprendiendo para ello que cometeremos errores y que algunas de estas experiencias tanto gratas como ingratas deben ser compartidas con todos aquellos que de una u otra manera serán guiados por nuestro ejemplo.

Una perla anónima afirma que, “no temer, no es de valientes sino de imprudentes”.

Cuentan que cuando un astuto león quiso engañar a una serie de animales y casarlos mas fácil se metió a una cueva y allí hizo suponer que se había muerto, por lo que todo animal que entraba a averiguar o incluso a comer de aquel cuerpo inerte, era devorado fácilmente por él, sin embargo la zorra a la cual el león anhelaba como delicioso manjar nunca ingresó por lo que cansado de esperarla tuvo el león que salir a su encuentro y allí le preguntó, el por que nunca había entrado, a lo que esta dijo: – porque vi las huellas claras de los que entraron y no las de aquellos que nunca salieron.

Y es que es valida dicha fabula también para quienes como nosotros queremos seguir las huellas de algunas personas sin darnos cuenta que en ocasiones, estas, nos llevan a lugares no muy saludables o gratos para nosotros, por lo que aunque es bueno tener en cuenta ciertas experiencias también es necesario ver de ellas los errores cometidos.

El Texto de Textos nos revela en Éxodo 20:7, “no tomarás el nombre de tu Creador y Señor en vano; porque no dará por inocente el Creador al que tomare su nombre en vano”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                    COTIDIANIDADES…                                                                                        ¡nos trasformaremos!