Y aunque algunos estudiosos de temas relacionados a nuestra inteligencia y capacidad creativa aseguran que no usamos sino un mínimo porcentaje de todas nuestras capacidades cognitivas, lo cierto es que por más que logremos nuevos y mejores conocimientos, estos son tan infinitos como nuestros desconocimientos y limitaciones ello debido no solo a nuestras capacidades lingüísticas tan reducidas y sesgadas sino a que nuestra imaginación están finita y limitada como esas posibilidades que nos brinda nuestras decodificaciones mentales en donde nos cuesta mucho el poder crear algo diferente en lo que nos recreamos a diario, lo que desde dicha lógica nos lleva a asumir además que muy pocas cosas nos caben en nuestra cabeza especialmente porque vivimos reciclando una serie de ignorancias y dilemas que solo nos han servido para depredarnos y agredirnos históricamente.

Una perla anónima nos expresa: “no siempre se calla para guardar silencio también se hace para conservar la paz, ya que a veces estar en paz es mejor que tener la razón”.

Cuentan que cuando un creyente escuchó como un aparente ateo de forma prepotente expresaba que en su inteligente cabeza no cabían todas esas cosas que se decían al respecto de un Dios que debía explicarse desde la fe y no desde los conocimientos humanos, este le dijo: – tienes razón en cuanto a que en nuestra cabeza no puede caber ese Creador infinito, ilimitado, imposible de definir e incluso de imaginar por la cabeza de nadie, o de lo contrario seria este ser omnipotente y omnipresente muy pequeño y para nada eterno y Creador de todo, así que comparto contigo que no es probable comprenderlo con nuestra limitada, incapaz y diminuta razón.

Y como son temas complejos siquiera de explicar no nos queda más que la fe para aceptar tanto su existencia como nuestras limitadas sin razones y así describir a un Creador que se nos revela a diario a través de la naturaleza, su obra, pero que nosotros queremos identificar o hasta comparar con otros seres humanos a los cuales en ocasiones convertimos en verdaderas deidades.

El Texto de Textos nos revela en Lucas 13:24, “esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                      COTIDIANIDADES…                                                                                         ¡nos trasformaremos!