Se dice que en este mundo de engaños y mentiras hasta quienes fungen de engañadores viven engañados, quizá por ello la mitomanía además de ser una enfermedad mental se ha convertido en una especie de mala costumbre que hace que nos sometamos continuamente a mentirillas que disfrazamos incluso como piadosas y hasta necesarias cuando realmente solo coadyuvan a que la suma de engaños sea cada vez mayor. Y es tan fuerte el tema que ya muchos medios que debían informar se dedican a desinformar y amañar las versiones de los hechos a favor de algunos intereses logrando que una buena cantidad de personas supongan que esa es la realidad y por lo tanto dejen guiar sus propias voluntades en esos senderos mentirosos.

Una perla de Bruce Lee expresa: “no estoy en este mundo para cumplir con tus expectativas y tú no estás en este mundo para cumplir las mías”. 

Cuentan una bella historia de Jean-Léon Geróme que en una ocasión, la mentira logró engañar a la verdad, después de muchos intentos haciéndola nadar desnuda en una hermosa laguna para llevarse sus ropas, vistiéndose con ellas y dejar así a la verdad desnuda y avergonzada, razón de peso de acuerdo a esta historia para que hoy la mentira se siga disfrazando de verdad y por el contrario la verdad desnuda no sea aceptada.

Y aunque son cuentos y leyendas que hacen parte del mundo de lo mítico no podemos negar que en nuestras comunidades parece ser más fuerte la mentira y el engaño que cualquier otra cosa, quizá porque estamos inmersos en un mundo de ignorancias que intenta suplir dichos desconocimientos con especulaciones las cuales en algunos casos suponemos como verdaderas reveladas a través de las cuales hemos seguido fundamentando nuestras históricas creencias.

El Texto de Textos nos revela en el Salmo 119:169, “dame entendimiento conforme a tu palabra”. 

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                    COTIDIANIDADES…                                                                                           ¡nos trasformaremos!