Y aunque cada vez son más comunes las campañas cívicas para que aprendamos a reciclar y separar nuestros desechos parece que son menos las enseñanzas que aplicamos en nuestras vidas en donde a diario acumulamos todo tipo de tóxicos, dilemas, conflictos, malos entendidos, palabras agrestes e incluso recuerdos incoherentes que hacen que nos carguemos y que a la vez recarguemos las vidas de los seres con los cuales convivimos, con todas esas incoherencias. A diario debemos proponernos el sacar de nuestro ser todo aquello que no nos es útil y a la vez tomar de esos conflictos las enseñanzas y acuerdos que nos permitan un crecimiento integral como seres humanos.

Una perla anónima nos recuerda que “el perdón es para ser libres y no hacernos unos esclavos del odio”.

Cuentan que cuando la docente llevó a sus educandos al botadero de basura de la ciudad, además de invitarles a que reflexionaran al respecto de todo el daño ambiental que se generaba por no reciclar y reutilizar y no atender las recomendaciones para cuidar nuestros ambientes, les dijo al finalizar el taller: – como se dan cuenta es un error enterrar tóxicos ya que cuando salen a la superficie han hecho un daño en el hábitat casi que irreversible y lo mismo pasa cuando depositamos malos recuerdos y conflictos en nuestra mente y corazón.

Y es que así como hacemos con nuestros desechos materiales diarios los cuales los enterramos generando con ello contaminación y daño ambiental también lo hacemos con nuestros desechos mentales y espirituales que se van acumulando donde no deben, hasta que el mismo cuerpo explota como producto de los gases que producen tantas incoherencias.

El Texto de Textos nos revela en el Salmo 119:105, “lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                    COTIDIANIDADES…                                                                                            ¡nos trasformaremos!