En medio de comunidades que le han dado al tono negro connotaciones malas y en donde debido a ello algunas personas se quedan totalmente a oscuras sin darse la oportunidad de ver otras posibilidades, es de suma importancia comprender que todo depende de la perspectiva que le queramos dar a las cosas ya que incluso lo que en algún momento descalificamos como adverso, malo o negativo puede denotarnos otro tipo de perspectivas, algunas de las cuales nos llevarán a crecer si nos alejamos de la sensación adversa de la cual nos estamos dejando tocar. Se trata de ser optimistas, positivistas y darnos a la tarea de comprender que todo cumple un propósito y que incluso lo más malo que pueda acontecernos puede dejarnos enormes enseñanzas.

Una perla anónima expresa que, “no son los golpes ni las caídas las que hacen fracasar al hombre; sino su falta de voluntad para levantarse y seguir adelante”.

Cuentan que cuando el vecino observó como a diario quien habitaba junto a su casa maldecía y maltrataba a los suyos, buscó la posibilidad de acercársele y decirle: – arrastrados por la agitación de nuestras rutinas vamos perdiendo la percepción de los colores y tonalidades que brotan del cielo y la naturaleza y las cosas maravillosas que se nos ofrece a cada tiempo, obviando así todo lo que la vida nos otorga.

Hay quienes ven sus vidas en blanco y negro sin darse cuenta que la combinación de estos y otros colores genera muchos de los matices que componen nuestras existencias, pero lo más triste de esta visión bipolar es que algunas de esas personas solo perciben lo negro de las situaciones obviando que incluso para que exista esa tonalidad se deben haber dado otra serie de posibilidades.

El Texto de Textos nos revela en Salmo 37:4, “deléitate asimismo en el Creador, y Él te concederá las peticiones de tu corazón”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                    COTIDIANIDADES…                                                                                        ¡nos trasformaremos!