El contexto en el que hablamos de servir a los otros esta realmente alejado de aquel que en algunas comunidades supone que quien presta servicios espera que le recompensen estos con alguna forma de pago. Por el contrario el servicio en su esencia debe ser una labor desinteresada en la cual le damos a los demás lo mejor de nosotros por el solo hecho de sabernos parte integral de esa misma comunidad. Y es que desde esa misma lógica debemos sentirnos útiles al bienestar de todos los seres vivos con los cuales coexistimos en esta Creación sabiendo que ese principio es el mismo que opera cuando otros seres nos son útiles incluso permitiéndonos retroalimentarnos de ellos. Debe ser el servicio entonces un principio de vida y no una obligación que hace que algunos frente a esa oportunidad de saberse útiles se sienten es humillados y bajos de estima al considerarse inferiores a quien sirven.

Una perla de Twain nos dice que, “el banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover”.

Cuentan que la expresión para solicitar ayuda SOS se eligió como la representación universal debido a que podía ser radiada fácilmente usando el código morse, con una sucesión de 3 pulsos cortos, 3 largos y otros 3 cortos, también debido a la simpleza de la misma ya que es menos probable que se pierda o malinterprete por interferencias. Adicionalmente se cree que esta señal significa Save Our Ship, salven nuestro barco o Save Our Souls, salven nuestras almas o incluso Send Out Succour, envíen socorro, pero sea cual sea su exacta traducción en el fondo SOS puede que no sea la sigla de ninguna frase y solo fue seleccionada por su simplicidad.

Y aunque hay otras formas de pedir ayuda es claro que cuando se nos presentan las letras SOS sabemos que hay alguien que requiere de nuestro apoyo y que esta en peligro incluso de muerte. Apoyo que deberíamos dar sin necesidad que se llegue a este extremo y que por el contrario deberíamos convertir en una forma de vida haciendo del servicio y de la fraternidad nuestra principal herramienta de crecimiento.

El Texto de Textos nos revela en el Salmo 86:7, “en el día de mi angustia te llamaré, Porque tú me respondes”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…                                                    COTIDIANIDADES…                                                                                        ¡nos trasformaremos!