Aunque nos cueste reconocerlo regularmente pensamos en nosotros y ello se debe a que desde nuestro ego e individualidades engañosas y sesgadas nos sentimos aparte de los demás cuando realmente somos parte integral de una creación en la cual aun percibiéndonos no nos percatamos realmente de todo lo que ella significa, lo que se traduce en que nos conceptualizamos como una especie de accidentes que se dieron con temas de casualidad de la trasformación permanente de la materia obviando que somos frutos de un Creador y que deberíamos además de agradecerle a Él por todo lo que tenemos, hacemos y somos, por la posibilidad permanente de coexistir lo que se deriva en interacciones e interrelaciones a través de las cuales nos sabemos vivos.   

Una perla anónima nos recuerda que “los errores nos invitan a dar cinco pasos; aceptarlos, superarlos, enmendarlos, construir nuevos acuerdos y proponernos el no volverlos a cometer”.

Cuentan que cuando el esotérico le digo al creyente que en cada objeto que se encontraba alrededor de ellos había una energía especial creadora que muy pocos podían percibir ya que no habían desarrollado su sexto sentido, este le dijo que aunque estaba de acuerdo con esa visión era preciso aclararle que en cada objeto había una Luz divina, energía que no percibimos porque no aceptamos nuestra proveniencia de ese Creador y menos nuestra total dependencia a Él. 

Que bello que nos reconozcamos como parte integral de una creación que nos invita a comportarnos de tal forma que entre todos busquemos el bienestar general y que gracias a esa visión nos propongamos el dar de lo mejor de nuestros dones, habilidades y actitudes en pro de un mejoramiento continuo que se denota en nuestra sana armonía.  

El Textos de Textos nos revela en Hebreos 8:13, “Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…

COTIDIANIDADES…

¡nos trasformaremos!