Hay quienes hablan de humor corporal para describir el olor que regularmente se produce luego que sudamos, por lo que se puede entender que el humor de alguien ya visto desde el concepto de su jocosidad también es algo que se desprende de nuestro ser interior y nos caracteriza para bien o para mal. No podemos obviar que algo tan simple como la risa puede ser una de las experiencias más gratas del ser humano. Sin humor y sin sonrisas, la vida perdería sentido, y aunque es verdad que existen otras cosas agradables más allá de la risa, todo es mucho más lindo y positivo cuando viene acompañado de una buena dosis de ellas. Es más, además de mejorar nuestro humor y nuestras relaciones interpersonales, la risa es excelente para la salud.

Una perla anónima nos dice: “bienaventurados los que se ríen de sí mismos, porque ellos nunca pararán de divertirse”.

Cuentan que cuando le preguntaron al humorista al respecto de su oficio, este con una enorme sonrisa dijo: – a medida que trascurre mi vida y que aprendo más de este arte que me permite alegrarle la vida a cientos de seres humanos, reconozco que el humor es una de las cosas más importantes de nuestras existencias, incluso que el humor es la bendición más grande de la humanidad ya que nadie se resiste a un ataque de risa y nada es más fuerte que una sonrisa.

No siempre estamos prestos para sonreír, aunque si deberíamos intentar regalarle una sonrisa a todas las personas con las cuales nos encontramos, como a la vez estar dispuestos incluso en momentos complejos de sacarle a nuestro ser un poco de buen humor y optimismo, no solo para trasformar dichas situaciones sino para emprender todo lo que estemos dispuestos a desarrollar a futuro.  

El Texto de Textos nos revela en Romanos 5:19, “porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…

COTIDIANIDADES…

¡nos trasformaremos!