La apertura que requerimos para poder lograr incluso unos pensamientos mucho más coherentes con respecto a la vida, empieza de alguna manera en nuestros sentidos los cuales aunque oyen, en ocasiones no escuchan, aunque ven, en momentos no observan, aunque huelen, en instantes no olfatean, aunque tocan, regularmente no sienten, aunque gustan, simplemente no degustan, lo que solo quiere decir que tenemos más posibilidades perceptivas, sin embargo no las utilizamos como deberíamos. Se trata entonces de abrir esos canales de comunicación que nos llevan a tener por momentos un énfasis en algunos de estos aspectos sensoriales, cuando también debemos buscar una armonía que cada vez nos vincule más y más con nosotros mismos y el mismo universo. 

Una perla anónima explica que, “el tiempo huye la eternidad se acerca”.

Cuentan que cuando le preguntaron al experto, al respecto de cómo lograr una mayor armonía en los canales de comunicación, este dejo claro que: – aunque existían personas que enfatizaban más en lo auditivo u otras en lo visual, lo cierto es que estos solo eran filtros a través de los cuales capturábamos de forma limitada toda la información que nos ofrecen nuestros entornos exteriores por lo que invitaba a las personas no solo a armonizar estos, sino a la vez a buscar el percibir con una mayor plenitud y claridad todo lo que desde nuestro exterior el universo nos ofrece para vincularnos con él. 

Y aunque son temas un poco complejos de comprender lo cierto es que no percibimos todo lo que nos rodea y menos tenemos la posibilidad de reconocer las muchas posibilidades que para interactuar se nos ofrece, más allá de nuestro ser, simplemente porque no abrimos más y más la percepción de nuestros sentidos para así degustar mejor de la vida y vincularnos más con la misma Creación.   

El Texto de Textos nos revela en Jonás 2:8, “los que siguen vanidades ilusorias, su misericordia abandonan”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…

COTIDIANIDADES…

¡nos transformaremos!