Los conceptos de peregrinos, errantes y hasta extranjeros en este mundo nos llevan a comprender que aunque en ocasiones no lo aceptamos regularmente la vida nos incita a que asumamos dicha postura para no apegarnos a nadie ni a nadie y por el contrario estar prestos a partir, ya que finalmente nadie tiene su vida comprada por el contrario, quienes hacen planes para un mañana incierto en ocasiones se llevan la sorpresa que no pudieron alcanzar esos objetivos. Desde esa perspectiva entendamos que vamos de paso por este mundo aun teniendo durante todos los días de nuestras existencias una realidad, lo que quiere decir que el adueñarnos de algunos objetos no es lo más sabio sino simplemente el disfrutar al máximo de cada instante.

Una perla de Seneca nos cuenta que “largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos”.

Cuentan que el abuelo les decía a diario a los demás que: todos éramos judíos errantes y aunque algunos no atendían sus comentarios, un día un hombre le preguntó el por qué afirmaba tales cosas siendo que todos tenían una residencia en donde habitaban e incluso una nacionalidad que demostraba la pertenencia a determinado país. Así que el viejo le expresó: – somos errantes pues así tengamos domicilio fijo e incluso algunas posesiones en realidad deambulamos hasta el día que dejamos este mundo y seguimos nuestro recorrido por la eternidad.

Realmente somos errantes de este mundo ya que aunque por un tiempo determinado podemos tener una residencia fija tarde o temprano tenemos que partir de aquí y no nos llevaremos más que lo aprendimos y lo compartimos, lo que implica que en ese camino de ensayo y error tenemos que asumir maravillosos aprendizajes que deben desembocar en nuestro crecimiento.

El Texto de Textos nos revela en Proverbios 4:20, “hijo mío, está atento a mis palabras;
Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras….

COTIDIANIDADES…

¡nos transformaremos!