Nuestros perlas cotidianas se enfocan en la importancia de atender más los mensajes del Creador, en hacernos obedientes a su propuesta amorosa de vida, esa que nos lleva a tener unas relaciones fraternales con todos nuestros próximos, lo que no quiere decir libres de conflictos, más si llenas de nuevos y mejores acuerdos dialogados conforme a lo que Él nos dicta a través de su palabra. Visión que llevada al campo de la música nos invita a coexistir armónicamente comprendiendo que aunque los instrumentos musicales son variados e incluso contienen formas y hasta piezas que parecen discordantes, todas al unísono nos permiten deleitarnos de una maravillosa obra musical que reconocemos en algunos casos como sinfonía.

Una perla cotidiana nos invita a “desechar todo aquello que nos aleje de ser agradecidos por todo lo que se nos ha dado de forma inmerecida a través de la vida, denotando así que ya no nos disgustamos con el día a día sino que degustamos de este”.

Cuentan que en sus cotidianidades Saulo de Tarso más conocido como el apóstol Pablo nos invita a caer de nuestros egos en el camino de Damasco y permitirnos escuchar las voces divinas, las mismas que de alguna manera parafraseamos en algún momento para grabar la primera producción del Séptimo Sello y que nos dieron motivaciones para alejarnos de aquella errada idea que nos invitaba a seguirnos recreando en pensamientos que nos alejan del bienestar que nos otorga a cada instante nuestro Creador.

Hemos venido presentando algunas de nuestras canciones Inéditas de la Colección Musical Solo para Soñadores con las cuales esperamos que atendamos más la voz del Creador que quizá a través de esas musas nos reitera que Él sigue allí, dándonos de lo mejor y lo más selecto de su obra, así nosotros de ello no nos percatemos.

El Texto de Textos nos revela en Romanos 2:14, “porque cuando los gentiles, que no tienen la ley, cumplen por instinto los dictados de la ley, ellos, no teniendo la ley, son una ley para sí mismos, ya que muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, su conciencia dando testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras defendiéndolos”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…

COTIDIANIDADES…

¡nos trasformaremos!