Regularmente no nos entendemos ni siquiera como un grupo social y por el contrario nos sabemos aparte de todos los demás, lo que hace que incluso nos cueste por esa visión egoísta el sabernos parte integral de una creación de la cual tomamos todo: nos retroalimentamos. Y es que si por ejemplo nos percatáramos realmente de lo que significa esa unidad en la que coexistimos y que se representa a través de esa gran capa de aire de la cual traspiramos y que contiene el oxigeno del que dependemos para vivir, probablemente asumiríamos como algo cotidiano el precepto universal de amar a los próximos como a nosotros mismos y lógicamente a nuestro Creador por encima de todas las cosas.

Una perla cotidiana nos dice que “el vivir satisfechos con nuestras vidas no depende de nuestras acciones, ni siquiera de nuestros pensamientos, sino de la errada creencia de no sabernos parte de una perfecta creación”.

Cuentan que en sus cotidianidades Moisés nos invita a vivir unidos al Creador, en permanente comunicación con Él, teniendo en cuenta que incluso el oxigeno que traspiramos contiene su hálito de vida lo que conlleva a que vivamos felices y satisfechos sabiendo por ejemplo que en cada acto cuando tomamos aire nos integramos a Él y por ende esa fuerza sobrenatural debería reorientar también nuestras acciones y decisiones para que así todas nuestras interacciones estén llenas de su amor.

Cuando logramos como productora Séptimo Sello sacar adelante el proyecto La Unidad nos percatamos que no se trataba de sacar al mercado una serie de canciones que denotaran esa fusión de saberes y dones para alabar al Creador, sino que debíamos aprender a integrarnos cada vez más a través de nuestros próximos y entornos al Creador.

El Texto de Textos nos revela en Éxodo 3.6, “cuando el Creador vio que él se acercaba para mirar, lo llamó de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…

COTIDIANIDADES…

¡nos trasformaremos!