Para que nuestras cotidianidades tengan un verdadero significado necesitamos una esperanza y esa Luz es nuestro Salvador, quien no solo se humano para rescatarnos dejándose clavar en la cruz y así además redimirnos del pecado original con su sangre, sino que también como persona nos demostró que el camino del amor, el de retorno a nuestro Edén es viable y sobre todo es nuestra mejor opción de vida, así dentro de nuestros egoísmos históricos sigamos promoviendo modelos de sociedad en donde sigamos magnificando y prolongando toda clase de resentimientos inútiles.

Una perla cotidiana nos invita a “mantener la esperanza, ya que ella es la que cambia la perspectiva que tenemos del mundo, de lo contrario la negatividad que se perpetua nos mantendrá en la oscuridad”.

Cuentan que en sus cotidianidades el profeta Isaías fue de las primeras voces que invitó al mundo a entender que el propósito del Creador es salvarnos, rescatarnos de nuestro pecado original, reintegrarnos a Él y a su amor, a través lógicamente de su obra, lo que quiere decir que debemos tener la esperanza que Él sigue haciendo todo para que no nos perdamos en nuestras oscuridades, perspectiva que nos debe llenar de optimismo para realizar todo tipo de buenas acciones diarias en pro no solo de mejorar nuestra realidad personal sino de acercarnos más a Él hasta retornar a su lado como hermandad.

Cuando realizamos la producción audiovisual Un Canto a la Esperanza que hoy hace parte de nuestra colección musical Solo para Soñadores teníamos claro el deseo de expresar a través de las voces de estas nuevas generaciones la esperanza salvadora y redentora de nuestro Salvador y Señor: Jesucristo.

El Texto de Textos nos revela en Isaías 12:1, “te alabaré, oh Creador, aunque estabas enojado conmigo, tu ira se ha desviado y me has consolado. Ciertamente Tú eres mi salvación; Confiaré y no tendré miedo”. 

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras …

COTIDIANIDADES…

¡nos trasformaremos!