Regularmente cuando hablamos de temas académicos por lo menos en nuestro modelo educativo conductista internacional suponemos la necesidad de aprendernos casi todo de memoria gracias a un sin número de repeticiones y a la vez de lograr con ese repaso que dichos conocimientos queden en nuestro inconsciente y nos permitan traerlos a nuestra parte consciente cuando les necesitemos. Sin embargo y contrariamente a lo que suponemos ese tipo de repeticiones solo nos llevan cual loros a repetir algo en el momento en que nos evalúan, pero a no poder llevarlo en otros momentos a la práctica ya que se nos olvida, lo que nos invita de alguna manera a buscar que esos repasos sean útiles para todo lo que nos acontece o que deseamos suceda.

Una perla cotidiana nos dice que “no hay fuerza o energía más poderosa e importante en nuestro planeta que la voluntad”.

Cuentan que en sus cotidianidades Daniel como ser ajustado a los mandatos divinos nos invita mantener un compromiso permanente con el Creador comprendiendo que aunque a veces fallamos y nos equivocamos debemos reiterarnos en la lectura de las escrituras y a través de ellas en oración solicitándole al Creador nos guie, quizá por ello nuestro primer libro de la Colección Editorial Solo para soñadores Repasos ha intentado que quienes lo lean no pierdan de vista esta máxima.

La biblia esta plagada de frases positivas e inspiradoras y sobre todo llena de motivaciones para que coordinemos nuestra voluntad gracias a la fuerza que nos da el Espíritu Santo cuando invertimos todas nuestras energías en servirle al Creador y a través de esa misión el serle útiles a nuestros próximos.

El Texto de Textos nos revela en Daniel 7:12, “habían también quitado a las otras bestias su dominio, pero les había sido prolongada la vida hasta cierto tiempo”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras …

COTIDIANIDADES…

¡nos trasformaremos!