El Texto de Textos nos revela en Deuteronomio 4:39, “aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Creador arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro. 40 Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová tu Creador te da para siempre”.

El concepto de cábala como muchos otros, puede tener de alguna forma para algunas personas, un significado opuesto al que aquí queremos proponer, por lo que más allá de imponer certezas a través de este devocional, soñamos con exponer nuevos argumentos que cada quién, según sus propios criterios, deberá profundizar para entender de una forma y no de otra. Eso sí, anhelamos alejarnos de esa orbe de las supersticiones o supercherías que algunos conceptos han tenido desde sus orígenes y que hoy, solo nos llevan a la dimensión egocéntrica de nuestras especulaciones, confusiones e ignorancias legendarias.

Con todo y ello en estas líneas que aspiramos sean leídas a diario y ojalá al empezar cada mañana, no anhelamos interpretar ningún tipo de esas visiones incluso esotéricas, por extraordinarias que en algunos casos estas nos puedan parecer, sino simplemente y con mucho respeto, queremos desviarnos de algunas de esas interpretaciones a nuestro criterio sesgadas, con respecto al Texto de Textos y reenfocarnos con ellas para provocar más bien en nuestra fe, una relectura que nos aporte otra visión de vida.

Para ello debemos eso sí, asociar determinados hechos u objetos con una serie de seguridades y certezas que nos genera la Biblia, fomentando así a diario una mayor confianza que posteriormente debemos multiplicar en otras personas buscando entre todos que esa buena fortuna de difundir estas nuevas realidades, generé cambios en nuestros micro y macro entornos. Lo que debe denotar un mayor respeto y reverencia hacia la vida, nuestro Creador, entregándole a Él de forma total el control de nuestro destino.

Lo que si dejamos claro es que no queremos agredir a nadie por sus ritos y costumbres sino simplemente agradar las vidas de nuestros lectores con una serie de reflexiones e ideas que sospechamos llenarán esas sus existencias de nuevas y mejores razones. Estamos inmersos en un mundo de ilusiones racionales o no, las cuales crean una especie de control sobre nuestras existencias y ese tipo de posturas que han condicionado, limitado, influenciado y hasta engañado nuestros seres, son dignas de revisión para su posterior transformación.

No faltará quien entienda el termino, cábala, desde esa ambición histórica por controlar nuestro futuro, por lo que invitamos a no cohesionarnos a esa línea de acción, y más bien reconocernos como lo que somos: seres eternos. Lo que quiere decir que nuestros sacrificios y esfuerzos están exclusivamente orientados hacia retornar a nuestro Creador, el mismo que nos inspira con sus destellos y luces al respecto de lo que debe ser el sentido y propósito de nuestras coexistencias.

El Texto de Textos nos revela en Lucas 8:17, “pues no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz”.

Oremos para que podamos creer en Él pero más que alcancemos el creerle a Él.