Hay quienes presumen que otras personas nacieron con una especie de estrella que hace que casi todas las cosas les funcionen bien, sin darse cuenta que quizá esas personas se esfuerzan un poco más que ellas y por lo tanto están en la búsqueda permanente de crecer, de mejorar, de superarse y hasta de no dejarse decaer fácilmente. Esas personas además están preparándose a diario, entendiendo que aunque tienen unos dones estos no sirven de mayor cosa sino se practican y fortalecen, lo que quiere decir que en vez de quedarse quejando por sus debilidades y amenazas enfrentan  con sus fortalezas y pensamientos el camino para seguir avante. Por lo tanto de lo que se trata no es de presumir con algunas habilidades innatas que no tienen otros sino de fortalecer estas para ponerlas al servicio de los demás.

Una perla anónima nos dicta: “la paciencia es una planta amarga cuyos frutos son dulces”.

Cuentan que cuando la joven llegó a su casa derrumbada, la madre la recibió con un abrazo e intento calmarla. Sin embargo esta se encontraba tan molesta que hasta la recriminó denotándole que ella no la podía comprender, ya que no pasaba por ese mismo tipo de inconvenientes debido a que llevaba una vida demasiado tranquila. A lo que la madre le respondió: – no es verdad que yo sea invencible, por el contrario, yo también me rompo en mil pedazos solo que aprendí a no hacer mucho ruido.

Y es que en ocasiones suponemos que solo a nosotros nos acontecen algunas cosas que incluso descalificamos como nefastas sin darnos cuenta que hay cientos de personas hasta en peores circunstancias que las nuestras, la diferencia podría entonces radicar en que ellas se quejan menos y enfrentan sus dilemas con más ahínco.

El Texto de Textos nos revela en II de Corintios 3:11, “Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece. Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras …

COTIDIANIDADES…

¡nos transformaremos!