Parece contradictorio pero en algunos casos los padres quieren que los niños se comporten como adultos y peor aun que no jueguen, ni disfruten su proceso de crecimiento, que implica también despertar su creatividad. Incluso al observar la influencia de las redes sociales para adultos en sus vidas estamos viendo como incluso los convertimos sexualmente en lo que no deberían ser logrando con ello que además de su inocencia terminen metidos en el mundo de los deseos y empiecen a tener cierto tipo de experiencias para las cuales no están preparados. Bajo esa mirada nuestras sociedades requieren muchísimo del valor de la paciencia para poder asumir que todo tiene un momento y un lugar.

Una perla cotidiana de Einstein afirma que, “las proposiciones matemáticas, en cuanto tienen que ver con la realidad, no son ciertas; y en cuanto que son ciertas, no tienen que ver con la realidad”.

Cuentan que en una cotidianidad, el docente de convivencia, sintiéndose criticado por algunos padres por su enseñanzas, les preguntó al respecto de qué es la paciencia. Y ante el silencio de todos les pidió que calcularan cuántas gotas de agua tiene un carro tanque. Luego ante el cuestionamiento de algunos padres al respecto de qué tenía que ver dicha explicación con la paciencia, continuó: – si tomamos el agua total de un carro tanque y sus treinta metros cúbicos promedio, sabiendo que cada metro equivale a mil litros y la tiramos rápidamente sobre una roca, descubriremos que solo hemos desperdiciado el agua, sin embargo, si dejamos que cada una de esos millones de gotas que contiene ese mismo carro tanque, caigan lentamente y en el mismo lugar durante mucho tiempo sobre la misma roca, nos daremos cuenta que logra romperla, y eso es la paciencia.

Paciencia que sin embargo poco practicamos en un mundo que quiere todo de forma instantánea incluso el crecimiento de las nuevas generaciones, saltándonos con ello en algunas ocasiones valiosas etapas de sus procesos formativos, lo cual tarde o temprano ese ser requería para crecer armónicamente.

El Texto de Textos nos revela en Mateo 6:33, “más buscad primeramente el reino del Creador y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras …

COTIDIANIDADES…

¡nos transformaremos!