El Texto de Textos nos revela en Isaías 7:14, “por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llevará por nombre Emanuel”.

 

Hablarle de costumbres hebreas a un Cristiano no debe parecer contradictorio así para un Judío el Cristianismo le suene incluso ofensivo. De lo que se trata no es de entrar en esos debates, sino de comprender algunos pasajes del Texto de Texto que demuestran que Jesucristo es el Mesías, el Señor y Salvador tanto de ellos como de nosotros los gentiles y que ellos no le reconocieran fue nuestra oportunidad de conócele y reconocernos en Él.

La Torá de Moisés como Texto Sagrado universal no es solo para los judíos o cristianos ya que en sus versículos prescribió el camino a seguir para que la humanidad retornara de la esclavitud de este mundo al Creador, guiados por unos mandatos que en su momento Noé y luego Moisés verbalizaron. Lo que traducido a nuestras creencias explica el por qué el mismo Jesucristo tuvo que bautizarse sumergiéndose en el agua de la purificación para que así Juan el Bautista reconfirmará el anuncio del reino prometido desde aquellos patriarcas.

 

Entender el plan del Creador para con nosotros y el mundo en su plenitud es una tarea sencilla que nosotros complejizamos, debido a nuestras ilusiones efímeras que convierten sus manifestaciones en ideas confusas y sus parábolas Bíblicas casi que en absurdos, cuando solo estas nos pueden ayudar a coexistir en armonía. Búsqueda diaria que al no asumir con coherencia nos aleja de una verdadera comprensión del Creador.

Debemos redimirnos, purificarnos, transformarnos visión que desde Noé con el arca se nos ha proyectado y que Jesucristo como nuestro salvador posibilito con la expiación Mesiánica de nuestros pecados en pro que todos seamos salvos, así la mayoría de seres humanos creyentes o no sigan desatendiendo sus mensajes de amor, contaminándose con todo tipo de pensamientos, acciones y palabras que desdicen incluso de su propia Fe.

Una lectura rápida de la Torá nos demuestra que la humanidad ha preferido mantenerse en la dimensión del ego y la confusión: del pecado, ese que erosiona nuestras vidas y acaba con nuestras familias, por lo que deberíamos hacernos conscientes que la solución a todos esos problemas sociales, tiene que ver con nuestra aceptación del amor de nuestro Señor y redentor quien vendrá por segunda vez pronto y llegará al pueblo Judío tal y cómo ellos lo anhelan pero para juzgarles ya que ese Mesías en su primera visita fue en donde nos presento su misericordia y amor sin limites.

El Texto de Textos nos revela en Lucas 4:20, “y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. 21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros. 22 Y todos daban buen testimonio de él, y estaban maravillados de las palabras de gracia que salían de su boca, y decían: ¿No es éste el hijo de José?

Oremos para que nuestra salvación sea gracias a Jesucristo.