El Texto de Textos nos revela en Josué 1:5, “nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé”.

Algunos interpretes de la cábala afirman que inmersos en una especie de escuela de la vida en donde aprendemos a diario así algunas de esas vivencias parezcan no aportarnos y por el contrario nos aparten. Quizá por ello en esa búsqueda de encontrarle un significado a nuestras existencias la verdadera sabiduría, poco o nada nos interesa aislándonos por ello de esos senderos espirituales que aun atrayéndonos nos parecen descontextualizados de todo lo que en este mundo mercantil se concibe  como placentero o exitoso.

Buscamos honores, una buena imagen, el éxito, la fama, la ambición, todo lo que suponemos nos de esa reputación, prestigio o posicionamiento social, pero olvidamos tras ello, que lo que le da verdadero sentido a esta vida es el trabajo, el servicio, la familia, las metas trascendentes y todo lo que tenga que ver con crecer interiormente, aportándole al mundo gracias a esa lucha diaria que nos incita a sabernos eternos en vez de encarcelarnos en un tiempo futuro incierto del que sin embargo nos preocupamos demasiado.

El presente es un regalo y los tiempos de nuestros confusos calendarios que antes hablaban de mes noveno y ahora es el once, con sus supercherías, no pueden ser los que nos distraigan con sus costumbres paganas, esas que promovieron algunos sacerdote de la diosa Isis que le ofrecieran a ella sacrificios de un cabrito, ritos que mezclados con los de otros pueblos generaron símbolos como la media luna, tributo a esa diosa como reina del cielo y luego a un personaje místico que vestido con hojas secas sostiene el cuerno de la abundancia que rige para quienes nacidos sagitario aceptan estas creencias que solo nos desconectan aun más de nuestras raíces y del presente eterno del Creador.

Abrogarle a la fecha de nuestros nacimientos estas características ilusorias que nos llevan a crecer que las personas paridas en los signos de fuego son más apasionados, inteligentes, dinámicos conscientes de sí mismos, creativos e idealistas, siempre listos para la acción y temperamentales, o hasta seres que se enojan fácilmente, pero también que perdonan con la misma facilidad. No es tan válido ya que esos rasgos también los pueden tener otras personas que cual estos aventureros poseen una inmensa energía, así que hay otras perspectivas que debemos atender y que tienen que ver con nuestra Fe.

 

La cábala nos invita a ir mas allá de creencias que nos dicen hablan de un futuro lleno de ciertos placeres como viajes, fruto del destino, de un signo, sino más bien que reconozcamos que estamos llamados a vernos dentro de una espiritualidad que nos ofrece una información en ocasiones no muy detallada pero que si la sabemos decodificar no solo potenciará nuestros aspectos psicológicos sino todos esos ideales, concepciones y filosofías de vida que deben eso si estar acordes con lo que la Biblia nos señala.

El Texto de Textos nos revela en Judas 1:10, “pero éstos blasfeman de cuántas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales”.

Oremos para que nuestro fuego interior y búsquedas sean encendidas y alimentadas por nuestro Creador.