El Texto de Textos nos revela en Amós 3:3, “¿andan dos hombres juntos si no se han puesto de acuerdo?”

La cábala habla del miedo como un instinto inconsciente y del temor al Creador como una búsqueda consciente que va más allá de esa emoción natural que nos protege de un peligro, en pro de evitar o huir de situaciones ya sean imaginarias o reales que nos distancien más de Él. Todo nos enseña si así se lo posibilitamos por ello al hablar de nuestros senderos o caminos de vida es prioritario entender que estos no son solo físicos, ya que somos seres que habitamos una dimensión mental de amplia influencia en esos aspectos materiales y espiritual de la que poco sabemos y menos nos ocupamos aunque es la que determina realmente nuestra coexistencia.

Bajo esa mirada debemos entender el temor al Creador como nuestra mayor recomendación para trasegar a diario con cautela por cada dimensión en la que divagamos casi a oscuras. No es gratuito entonces que nuestros inciertos movimientos nos llenen de miedos, temores que requieren de la confianza plena en nuestro Padre Celestial saliéndonos del mundo de los instintos para darle a nuestro ser especialmente al físico con nuestros neuro trasmisores nuevas alertas que nos permitan alejarnos de programaciones milenarias equivocadas y ajustarnos a los preceptos y mandatos divinos en vez de ser guiados por pasiones y emociones.

La naturaleza nos denota cómo un enorme elefante le teme a una pequeña abeja quizá para indicarnos que lo diminuto, nuestros pequeños actos, nos pueden afectar enormemente. Desde dicho ejemplo tener temor al Creador implica asumir una absoluta reverencia y admiración por ese Creador Todopoderoso. Recibiendo mensajes de todo lo que nos rodea para evitar ser guiados por un miedo magnificado y prolongado y tener temor al Padre como modelo de superación de adversidades y destrucción de obstáculos.

La palabra hebrea irá significa tanto tener miedo como ver, así que la elección fundamental de la vida es abrir nuestros ojos ante las oportunidades disponibles, y temer las consecuencias de evitar los efectos de esa realidad. Algunas creencias incluso ven como una oportunidad el enfocar todas nuestras fortalezas en pro de la guía de alguien que conociendo los caminos nos oriente. Lo que significa para nosotros atender a nuestro Creador y con ello las recomendaciones Bíblicas de ser más pacientes, hogareños y sabios, enfrentado todos esos miedos milenarios que se nos colocan por delante.

Todo nos enseña y el miedo tiene aspectos positivos que nos estimulan con la adrenalina que corre por nuestras venas a evitar el peligro y con ello a guiarnos por los mandatos del Creador, temiendo de los efectos de aquello que vaya en contra de estos. Hacer la elección correcta es una constante lucha humana y aunque tenemos una tendencia a tomar el camino más fácil e ignorar las consecuencias Él nos guía para abrirnos nuevos caminos entendiendo que frente a nosotros existen una serie de circunstancias que si así las asumimos nos enseñarán y nos harán estar más alertas y perceptivos.

El Texto de Textos nos revela en Juan 8:31, “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Oremos para que cada paso nuestro sea guiado por nuestro Creador.