El Texto de Textos nos revela en Proverbios 16:29, “el hombre malo lisonjea a su prójimo, Y le hace andar por camino no bueno”.

Se sabe que las partículas de energía intercambian información constantemente, proceso que debe realizarse en armonía para que dichas interconexiones materiales fluyan correctamente en los sistemas de los cuales hacen parte y que conforman, pero cuando ello no acontece dentro de lo que reconocemos como natural, dicha desinformación genera caos y desde nuestra lógica racional, conflictos. Postura que de alguna manera nos invita a comunicarnos a través del amor el cual más que una emoción es un vinculo perfecto.

Lo que haría que nuestras desavenencias entendidas como problemas de comunicación solo sean llamados de atención para consolidar nuevos acuerdos y una mejor comprensión, misericordia y compasión gracias a incluso a dicha distorsión mental que hace que algunas personas no sea capaces de coexistir en armonía producto que su propia desinformación interna se encuentra en un verdadero caos, el cual se inicia incluso desde mucho antes que el esperma fecunde al ovulo materno haciendo que la información genética allí trasmitida prolongue y multiplique dichas desinformaciones.

Estamos presos de estos y otros desequilibrios que aun considerándoles como normales podemos transformarlos ya que contamos con una información precisa y equilibrada que esta en la Palabra del Creador, la cual nos recuerda que todo lo que necesitamos para nuestra subsistencia ya se encuentra en el mismo planeta al que solo debemos cuidar, pero debido a nuestras ignorancias, desconocimientos y desinformaciones preferimos desobedecer estas recomendaciones y acuerdos naturales y por el contrario en medio de nuestras muchas contradicciones nos seguimos desorientando.

Las desinformaciones que revestimos de científicas nos proyectan unas realidades que no lo son y nos incitan a considerar argumentos especulativos como ciertos, como a la vez a desvirtuar todo aquello que dentro de nuestro lenguaje limitado, temporal, sesgado y finito se propone explicarnos el mundo infinito, eterno e ilimitado que ciertamente no podemos siquiera imaginarnos. El caos informativo en el que coexistimos nos lleva a tener fe siendo este insumo el único que puede en su momento darnos las respuestas adecuadas a nuestros planteamientos caóticos.

Cual niños debemos comprender que el Creador ha hecho todo y que sabiamente controla su Creación, sin embargo nos dio el libre albedrio con el cual nuestros sentimientos, pensamientos y acciones son nuestra responsabilidad, esa que alterada por desinformaciones y creencias erradas y nefastas producto del pecado original que nos distancio de Él ha impulsado nuestra depredación bajo la visión de la supervivencia del más fuerte, olvidando con estas visiones engañosas que dentro de la misma naturaleza solo podemos definirnos como pésimos mayordomos.

El Texto de Textos nos revela en Romanos 3:10, “Como está escrito: no hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, no hay quien busque al Creador. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”.

Oremos para que el amor sea nuestro único propósito.