Hay personas que aseguran que si tenemos un instinto de protección que incluso nos lleva a huir cuando se nos presentan situaciones de riesgo es natural que frente a algunos conflictos e incluso tentaciones huyamos, nos vayamos y así evitemos estas, lo cual no queremos descalificar sin embargo esa no es la mejor estrategia especialmente si estamos en la búsqueda de ayudar a otros a que no sigan reiterándose en sus errores, por lo cual lo ideal es consolidar nuevos acuerdos, sí, posibilitarnos espacios de dialogo en donde las dos partes estén prestas para escucharse gracias a un lugar y a un momento adecuado y en donde finalmente y gracias a esos propósitos comunes se logren nuevos acuerdos que transformen los hábitos o actitudes que generaban dichos conflictos.

Una perla cotidiana de Bourget afirma: “hay que vivir como se piensa sino se acaba por pensar como se ha vivido”.

Cuentan que cuando la amiga criticó a quien consideraba se dejaba de los demás y en vez de pelear y alegar le regalaba una sonrisa a estos incluso sabiendo que intentaban maltratarla, ella le expresó: – considero que hay que buscar la sonrisa y el silencio, la sonrisa para resolver muchos de los inconvenientes que se nos presentan a diario y el silencio para evitar esos inconvenientes que se nos proyectan en nuestras relaciones cotidianas.

Hay quienes consideran que uno no debe dejarse de los demás y menos huir de los conflictos, más es cierto que para pelear se necesitan dos, lo que quiere decir que si percibimos que no es el momento adecuado y tampoco se dan las condiciones favorables para el dialogo lo mejor es esperar que incluso esa otra persona molesta tenga el deseo de escucharnos tranquilamente.

El Texto de Textos nos revela en Lucas 6:27, “pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…

COTIDIANIDADES…

¡nos transformaremos!