Hay quienes nos hablan de modelos de pensamientos, los cuales a su vez están intrínsecamente conectados con modelos sociales y económicos a través de los cuales entendemos el mundo. Postulados de los cuales dependen en buena medida nuestras creencias y reflexiones y que nos hacen ver la vida de una forma y no de otra. De allí la importancia de comprender que en algunos momentos hay que revisar esas estructuras de pensamiento y si es el caso intentar encontrar otras propuestas o posturas ya que desafortunadamente algunas de estas creencias nos llevan a mantener unos modelos de vida que poco o nada tiene que ver con el sentido que deseamos para nuestras coexistencias.

Una perla cotidiana de Ingma Bergman nos recuerda que, “a veces también el silencio es una opinión”.

Cuentan que cuando le preguntaron al estudioso al respecto de la mente este dijo: ella siempre funciona de una manera excéntrica, por ello invito a que no atendamos demasiado a esa mente y nos dejemos guiar por una especie de no-mente, si de esa mente que no se siente sabia que no se ocupa tanto de su inteligencia. De esa mente que sabe que necesita los conocimientos, los métodos, el dinero, la experiencia, esto y lo de más allá y que sin esos apoyos o soportes no podría ser por sí misma. Por lo cual concluyó el pensador: – cuando consigas cierto grado de conciencia, la mente hará el esfuerzo supremo de decirte que: ¡mira!, ¡hemos llegado! Y cuando algo dentro de ti diga: hemos llegado, ¡ten cuidado! Es la mente y sus inquietudes la que te esta hablando.

Valiosa forma de entender que no siempre lo que tenemos programado en nuestras mentes es la única opción y que por el contrario algunos conocimientos reprogramados allí en ellas nos hacen que no pensemos realmente sino que actuemos conforme a esos modelos con los cuales se han estructurado nuestros pensamientos, siendo necesario revisar estos y si es el caso replantearlos.

El Texto de Textos nos revela en Esdras 3:11, “porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras…

COTIDIANIDADES…

¡nos transformaremos!