El enfrascarse es una manera coloquial de decir en algunas latitudes que no podemos encontrar la salida o respuesta a algo que estamos planteando como problema. Incluso los expertos en resolución de conflictos nos invitan a no visionar nuestros dilemas cotidianos desde esta perspectiva matemática, ya que estaríamos buscando soluciones o respuestas exactas a algo con un modelo de formula que quizá no aplica. La tarea de crecer nos lleva por el contrario a buscar las posibles y transformaciones a través de acuerdos con nosotros mismos y nuestros hábitos inicialmente y luego con los demás a quienes estamos afectando, intentando enmendar nuestros errores y a la vez no volverlos a repetir gracias a la ayuda de esas personas que se convirtieron en parte de las soluciones y no de los dilemas.

Una perla cotidiana de Kurt Tucholsky nos dice: “yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón”.

Cuentan que cuando el líder llegó a su preocupada comunidad, la cual expresaba a gritos que estaban muy cerca de sufrir una gran catástrofe como producto de un anuncio infundado en el que ellos estaban creyendo, este les dijo: – por favor, transformemos nuestros temores en fe y dejemos de preocuparnos con cosas que no han ocurrido y que tal vez no sucederán, evitando que el mañana nos quite el tiempo de actuar hoy. La falta de preocupación no significa falta de interés, sino desocupación por lo tanto ocupémonos de las posibles salidas a lo que tanto les preocupa.

Y es que en ocasiones nos enfocamos en los problemas y no en las soluciones por lo que nos quedamos no solo sin salidas sino que casi sin fuerzas para actuar, quizá por ello se dice que no es que estemos preocupados sino desocupados debido a que estamos perdiendo el tiempo valioso para hacer realidad las soluciones que ameritan la situación que visionamos como el gran problema.

El Texto de Textos nos revela en el Salmo 90:12, “enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría”.

Aquí y ahora, tenemos la oportunidad de decidirnos por valorar el aprendizaje que nos ofrecen nuestras …

COTIDIANIDADES…

¡nos transformaremos!