Perdonar no es solo un acto que le otorguemos a esos otros sino a nosotros mismos al lograr con esa misericordia encontrar nuestra propia paz.

Una perla cotidiana nos reitera que “perdonar es poder ir mentalmente a ese pasado y retornar ileso al presente.

Cuentan que cuando mas comprendemos algo nos vamos dando cuenta el cómo cada vez deseamos menos el ser consecuentes con aquello que estamos aprendiendo.

El Texto de Textos nos revela en Proverbios 17:9, “el que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!