Dice la ciencia que al reír liberamos endorfinas, un neuro transmisor que nos ayuda a armonizar la salud de nuestros seres en medio de una sociedad estresante en donde quizá seres humanos como Carlos Enrique Sánchez cumplen a cabalidad con esa maravillosa lección de vida.

Felicidad que implica sentirnos satisfechos con todo lo que significa vivir al punto que le podemos encontrar un propósito y una enseñanza de crecimiento a lo que a diario nos sucede.

Es que por ello el Mono Sánchez como se le conoce a este galardonado humorista aplica aquella perla que asegura que cuando eres fiel a ti mismo cosas fascinantes ocurren.

Proyecto de vida que para algunas personas no es el indicado pero que el defendió comprendiendo que la vida no se trata tanto de hacer dinero como si de ser felices y en su caso además de hacer felices a otros.

El Texto de Textos nos revela en Filipenses 4:4, “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: !!Regocijaos!”

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!