Se dice que misericordia es la necesidad de ver el corazón de los otros o sea el tener una visión solidaria de vida para con esos otros.

Una perla cotidiana nos muestra que “el amor se presenta con el deseo repentino de hacer eterno lo que antes se veía como pasajero”.

Cuentan que en una cotidianidad un amigo le recomendaba a otro: aunque hay quienes nunca se disculparan por lo que hicieron y si nos culparán y juzgarán por cómo reaccionamos, es nuestro deber enseñarles a estos de la misericordia.

El Texto de Textos nos revela en Mateo 18:22, “en cuestión de perdonar lo debemos hacer hasta setenta veces siete”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!