Es claro que el pasado ya paso y que no debería no pesar y que es el futuro al que le debemos apostar.

Una perla cotidiana nos expresa que “debemos ocuparnos en perdonar; pero más en no ofender”.

Cuentan que el predicador le decía a su hija: – José vivió en Egipto pero ese país no vivió en él, Daniel vivió en Babilonia pero esas costumbres no vivieron en él, así que tu vive en ese lugar pagano e idolatra pero no dejes que las cultura ególatra y perversa de allí viva en ti.

El Texto de Textos nos revela en Mateo 25:45, “De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!