Se dice que todos fallamos razón de peso para comprender que quizá gracias a esos continuos errores es como todos crecemos.

Una perla cotidiana nos cuenta que “el enojo es un castigo que nos damos a nosotros mismos por el error que alguien mas cometió”.

Cuentan que un cáptus nos puede enseñar la importancia de adaptarnos a los lugares más complejos y áridos como a toda circunstancia aprendiendo a ser fuertes para recordar que siempre podemos degustar de la vida.

El Texto de Textos nos revela en Hebreos 12:14, “busquen la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Creador”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!