La suma de nuestras pequeñas y continuas decisiones no solo afecta nuestras vidas a nuestros entornos, sino al mundo en general.

Una perla cotidiana asegura que “el amor es una luz que ilumina y aclara todo”.

Cuentan que, el malvado culpa a todos, el religioso a fuerzas del mal, el necio a los que aduce no tienen bondad, más pocos asumen humildemente que todo hace parte de las consecuencias de la suma de nuestras decisiones conjuntas incoherentes.

El Texto de Textos nos revela en Proverbios 4:23, “por sobre todas las cosas cuida tu corazón porque de él mana la vida”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!