Somos diferentes, lo que quiere decir que debemos colocar nuestros dones al servicio de un bienestar general, que necesita de esa suma para su armonía.

Una perla cotidiana nos recuerda que “si nuestros hijos heredaron nuestro carácter que mal lo podemos pasar como padres”.

Cuentan que el maestro le decía a los padres de familia en cada reunión: – la educación es para poder comprender los pensamientos diferentes al nuestro, sin tener que aceptarlos completamente como válidos.

El Texto de Textos nos revela en Colosenses 3:23, “hagan lo que hagan trabajen de buena gana como para el Creador”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!