Parece que en ocasiones no valoramos lo suficiente nuestros lasos de hermandad que en el fondo también son de consanguinidad ya que somos hijos del Creador… seguramente por ello Marta la ministra de los desplazados es un verdadero ejemplo de servicio y apoyo al mas necesitado especialmente a aquellos que por la violencia absurda tienen que huir hasta de  si mismos.

Y Martha Ramirez con su labor incansable nos demuestra que el amor y la fraternidad siempre será mas fuerte que los resentimientos y las agresiones ya que como lo dice un proverbio chino revestido de perla cotidiana “las cosas suaves siempre penetran en las cosas duras…”

Es por ello que Martha y su fundación Fempresas ha sido y será con su desinteresada labor un verdadero modelo de cómo sí podemos apoyar a nuestros próximos si así nos lo proponemos dejando a un lado todas esas excusas que simplemente ratifican que pesan mas nuestros egoísmos que nuestras motivaciones fraternales.

El Texto de Textos nos revela en Mateo 10:28, “temed mas bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!