Esta demostrado que el planeta nos ofrece todo lo que necesitamos, sin embargo nuestras erradas costumbres mercantiles nos llenan de insatisfacciones y deseos innecesarios.

Una perla cotidiana nos aporta: “hay que vivir en paz especialmente conviviendo con aquello que descubrimos no se puede transformar”.

Cuentan que la felicidad llega a nuestro ser cuando descubrimos que quizá no tenemos todo lo que esperamos, según expectativas ilusorias, para ir así aprendiendo que siempre tendremos más de los que necesitamos”.

El Texto de Textos nos revela en Juan 13:35, “amaos los unos con los otros”

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!