Quizá lo adverso es solo una forma de llamar aquello que no coincide con nuestras expectativas pero que necesitamos para nuestro crecimiento integral como seres humanos.

Una perla cotidiana nos dice que “en las grandes crisis el corazón mas que romperse se curte”

Cuentan que la vida se podría asimilar a las teclas de un piano en donde las blancas representan los momentos felices y las negras de adversidad, sin embargo, lo importante es recordar que ambas son necesarias para interpretar una bella melodía.

El Texto de Textos nos revela en Josué 1:9, “no tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Creador esta contigo donde quiera que vayas”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!