Servir es sinónimo de vida, es una demostración de amor, es el mas preciado tributo que podemos tener, es la mas grande y hermosa cualidad del universo y aunque cientos de seres humanos hablamos de servicio parece que muy pocos entienden ese concepto primario que le da vida a dicha palabra y que implica la búsqueda de un bienestar es general, y el hermano Hernán aquel que dejo tal vez una brillante carrera planeada por sus padres e incluso el valor que significa el ser ordenado como sacerdote por entregar su vida al servicio especialmente a los mas desvalidos tiene la idoneidad para enseñarnos acerca del servicio, Hernán Correa decidió entregar su vida a una obra a un ancianato guiado por la visión de santa Ana patrona de quienes en el paso por esta tierra no lograron si quiera obtener el cariño de sus seres mas cercanos. Mateo 25:40.