Dependemos de un Creador lo cual nos convierte en seres interdependientes los unos de los otros, siendo necesario por ello en convertirnos en buenos ejemplos unos de otros.

Una perla cotidiana nos dice que, “somos libres para hacer nuestras elecciones, pero siempre seremos prisioneros de las consecuencias”.

Cuentan, que en ocasiones cual camaleones, tomamos nuestros tonos de vida y el color de nuestro carácter moral de aquellos seres que estan a nuestro alrededor influenciandonos.

El Texto de Textos nos revela en Efesios 6:6, “no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad del Creador”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!