Se dice que el termino problema solo hace parte del mundo de las matemáticas en donde todo se debe solucionar con números exactos.

Una perla cotidiana nos dice que “es difícil recibir criticas constructivas de aquellos que no han construido nada”.

Cuentan que los mal denominados problemas solo hacen parte de términos que nos demuestran que, aunque las expectativas no concuerden con la realidad es nuestro deber resolver esos conflictos mentales.

El Texto de Textos nos revela en Juan 14:27, “La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!